Si México fuera una agencia y la NFL un cliente | zowi

              Por César Rodriguez

El pasado Lunes 21 de Noviembre, se llevo a cabo el tan esperado partido de la National Football League en nuestro país. Se enfrentaron en la CDMX los Raiders de Oakland contra los Texans de Houston, por lo tanto, era una muy buena oportunidad de posicionarnos como una sede constante en los partidos de futbol americano cada temporada, así como sucede en Londres u otras ciudades.

Pero, en un país donde el deporte número uno es el soccer ¿qué esperaban los organizadores de los asistentes? Sin dudarlo, los mexicanos relacionan todo con el soccer, no hay manera de quitar de la mente los estereotipos que tenemos tan plasmados desde que somos pequeños.

A pesar de la increíble respuesta en la venta de boletos y la suficiente derrama económica que provocó este acontecimiento, hubo situaciones que afectaron el desarrollo del encuentro, lo más significativo fue el láser apuntado en la cara de Osweiler, Qb de los Texanos.

nfl

Ahora, pongamos esta situación en un escenario empresarial.

Digamos que la NFL es un “socio” que se interesa en nuestros servicios (nosotros somos México, una agencia de marketing). NFL visita nuestras instalaciones y nos da la oportunidad de demostrar que somos una empresa confiable, que puede ofrecer sus productos a través de nosotros.

 

Entendiendo sin futbol lo que pasó.

Al anunciar el CEO de la NFL, el señor Enefe Elem su visita y confianza a la agencia MX, un grupo de clientes comienza a crear expectativa de lo que harán juntos y están listos para gastar su dinero en el producto que lanzarán.

A pesar que la mayoría de los productos son de buena calidad aunque con un alto precio, la agencia pone a la venta los primeros ejemplares (sólo a un grupo reducido de personas) los cuales se agotan inmediatamente. El cliente queda sorprendido por el alcance que tiene está agencia y le otorga un número mayor de productos, mismos que también se venden y en sus diversas presentaciones, desde el producto más barato hasta el más caro, dejando a Elem con la boca abierta por el gran alcance. Hasta aquí parece que la relación va bien, ambos están satisfechos y sienten gran expectativa por seguir trabajando juntos.

nfl-2Don Enefe, agradecido por la gran aceptación de su marca, decide hacer un evento. Una feria donde todos aquellos que adquirieron sus productos tendrán acceso gratuito. Un acontecimiento dedicado a todos aquellos clientes que de manera eufórica acabaron con lo que se ofertó desde las primeras veces.

Fue así que llegó el gran día, multitudes llenaron el centro de exposiciones. Hubo excelente respuesta, don Enefe y sus socios disfrutaban la gran aceptación. Al momento de iniciar, se tiene la costumbre de entonar los diferentes himnos de las asociaciones involucradas y a pesar que primero debe sonar el de el anfitrión, sonó primero el cántico de don Elem esperando quedar bien pero ignorando el procedimiento que ya estaba estipulado en un protocolo de eventos con estas características.

En fin, cuando llegó el turno para que la agencia MX entonara su himno, pudiendo contratar a un cantante hecho en un conservatorio, alguna famosa modelo con voz prodigiosa o tal vez al tipo más simpático de voz regular pero con gran porte y distinción, MX decidió ir a la plaza Garibaldi y traer al menos “peor”. Pareciera un acto improvisado pero no fue así, prepararon a un artista “popular” a pesar que una gran cantidad de los clientes ahí presentes no disfruta de la música estilo mariachi.

Bueno, dejando atrás el ruido de una mala presentación de himnos, se dio inicio al evento. Muchos de los clientes mostraron su falta de conocimiento en los productos que adquirieron, creyendo que se trataba de uno similar y ya conocido, el que vende Don Soquer, haciendo comparaciones absurdas y dejando en evidencia a MX por la falta de segmentación en la venta del producto. Esto disgusto mucho al señor Elem, pero conforme avanzaba la reunión observaba que un gran número de asistentes usaba su producto como algo de poco valor, a pesar de haber pagado mucho dinero por este.

Antes de una plenaria, el responsable de explicar el tema fue señalado por uno de los asistentes con un láser, otros le aventaron bolas de papel y algunos más con popote en mano le lanzaban papel con saliva.

FILE - In this Oct. 2, 2005 file photo, performers unfurl a Mexican national flag prior to the start of the regular season NFL game between the Arizona Cardinals and San Francisco 49ers at Azteca Stadium in Mexico City. The NFL is planning to play a 2016 regular-season game in Mexico City, a person familiar with the decision tells The Associated Press. The person spoke on condition of anonymity because the NFL has not officially announced the Oakland Houston football matchup.  (AP Photo/Marco Ugarte) ORG XMIT: XLAT102

Eso no fue todo, cuando Don Enefe hizo su entrada triunfal, a lo lejos se escucho una voz que gritaba “Don Enefe la porra lo saluda…” Extrañamente la gente respondía a este comentario con un chiflido que opacaba el sonido de todo el auditorio. Obviamente Don Elem se sintió ofendido a pesar de desconocer este extraño saludo.

En sí, el problema no fue por una venta escasa, pues cada uno de los productos se vendió y las ganancias fueron realmente bastas, pero el comportamiento de los asistentes, los cuales comparan todo con su cultura, con lo que ven a diario, con ser sin tener que aparentar, afectó. Y es que la agencia encargada de publicitar esto, nunca puso el énfasis suficiente en la importancia de este producto, sólo se encargaron de vender sin explicar de qué se trataba realmente. La agencia no supo vender un concepto más que un evento.

Don Enefe hoy no sabe si regresar, dinero si le generó pero a costa de ver no valorado su producto.

En fin, esperamos que el próximo año podamos ver la NFL otra vez en México, que podamos disfrutar de este evento, el cual genera grandes movimientos de efectivo para el país y que la marca NFL logre conectar con el pueblo mexicano y la mejor manera de hacerlo es seguir presente en las personas que siguen este deporte.

 

 

 

Más entradas